lunes, 1 de septiembre de 2008

EL ENVERO

En la D.O. Tierra de León estamos en EL ENVERO, es la época de la coloración de la uva. Si la variedad es blanca, del verde pasará al amarillo, si se trata de una variedad tinta, del verde pasará al rojo claro, que se irá oscureciendo posteriormente, según variedad.

Estamos a 2 de septiembre y ya tenía que estar más avanzado, todavía hay racimos verdes completamente.

Estamos en León, ¡que provincia, esta! climatológicamente yo creo que tiene años peores para la fruta, en este caso para la viña, que los mismísimos países nórdicos. Este año el 1 de mayo amaneció con una helada que diezmó las cerezas, las ciruelas e incluso algunos brotes de nuestras viñas. Estos son los inconvenientes de nuestro clima. De todas formas siempre termina arreglandose y si no es en el mes de septiembre es en el mes de octubre cuando concluye la óptima maduración de la uva para la vendimia.
Se habla de un verano caluroso en muchas regiones de España. No es el caso de León. León es diferente, bueno, León y el norte de Palencia, norte de Burgos, norte de Zamora; Las perculiaridades del clima en esta zona, yo creo que solamente las conocemos, las disfrutamos y las padecemos los que aquí vivimos y peleamos con ellas.
Llueve en Galicia, firo aquí; llueve en Asturias, frio aquí; vientos del noroeste, frio aquí, vientos del noreste, frio aquí; vientos del norte, frio aquí. y es que este año han prevalecido estas lluvias y estos vientos, y en consecuencia, aunque no ha habido días de frio, en general, el verano no ha sido caluroso y las temperaturas de las noches han estado por debajo de los 15º centígrado prácticamente todo el verano. Esta última carácteristica del clima de León es la perla de oro de nuestro clima y contribuye especialmente a que la maduración sea lenta y en consecuencia a producir unas uvas llenas de áccidos que le dan a nuestros caldos unas peculiaridades muy especiales, ¡aromas y color a raudales!..... ¡tenemos taninos para regalar!.

Este año, estas cirucunstancias de bajas temperaturas por la noche asi como que se han pasao, pués debido al retraso que llevamos acumulado, sería preferible que hubiera calor dedía y calor también denoche.

EL ENVERO va lento, como no nos arregle la situación un septiembre caluroso, no vendimiamos antes del 15 de octubre como mínimo. Seguro que se arreglara. La naturaleza es sabia.


Salud, suerte, vino…, y jamón; claro.


Laureano Serres, a quien no conozco pero tengo el gusto de leerlo en http://vinosnaturales.wordpress.com/, se despide con esta frase, que encierra un gran poso de esa cultura en la que yo considero también estar inmerso.


Salud, suerte, vino…, y jamón, chorizo y queso; claro.

2 comentarios:

CovinA dijo...

Hola Primos! Acabo de dar con vuestro Blog y la verdad es muyyy pero que muyyy interesante! no sabia que habia tantas cosas relacionadas con las uvas...y el vino, esta claro..
A partir de ahora tendreis otras 2 lectoras mas (mi madre y yo).Ademas se las contaremos a Gerardo que como esto de internet no lo entiende, no le podemos dejar delante de un ordenador!
bueno lo dicho! un besazo muy fuerte y seguire escribiendo!
PD: yo tambien tengo blog, relacionado con cosas que pasan en la cafeteria, pero apenas tengo tiempo para dedicarle! una pena...
Saludos desde Gijón!

Angel dijo...

Pepe después de tantos años y de haber compartido la niñez y adolescencia estoy descubriendo con estos artículos que escribes, una especie de estrictis emocional en el que se perciben tus emociones, sentimientos, ideas, pasiones, valores, esperanzas.....
Trasmites que toda obra grande surge de una gran pasión.
Te admiro porque eres capaz de correr el riesgo por vivir el sueño.
Sigue así Pepin porque lo mismo que el río hace sus propias riberas, así tus ideas, tus artículos... harán buenos caminos.
Todo esto y lo que resta, dejará una impronta sobre la vid, la vida y el vino, que como dices en tu artículo "NO ES LO MISMO"

Con mucho afecto de la familia HIDALGO en la cual ocupais un lugar de privilegio la familia MATILLA.
Somos como el árbol que no negamos la sombra ni al leñador.